Buscar por fechas:

Viernes 15 de Diciembre

Lo que dice
Mt 11, 16-19 - ¿Con quién puedo comparar a esta generación?

“¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: '¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'. Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'. Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: 'Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores'. Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras".

Lo que me dice
Es verdad que siempre vamos a encontrar excusas para no querer vivir, para no querer aplicar el mensaje del evangelio que Cristo nos trae, este mensaje de salvación, de vida eterna... Siempre hay alguna excusa barata frente a lo que Dios nos propone, pero si realmente miramos con el corazón, si realmente buscamos agradarle a Dios vamos a darnos cuenta que lo que Jesús nos propone siempre es lo mejor, es la felicidad, es realmente que nos involucremos en las actividades que vamos realizando cada día, poniendo el corazón y tratando de plasmar en el mundo de hoy los valores del evangelio. Por eso presenta estos dos extremos: Juan bautista, el último de los profetas, que era bastante riguroso en sus formas, hacer ayuno, realmente encontró su manera de llegar a Dios y hacer lo que Dios le pedía. Después viene el Hijo del Hombre, Jesús, que tiene una manera más de compartir con la gente, quizás más humana podríamos decir, y sin embargo tenía también muchas críticas, muchas quejas: "no respeta la ley, no hace esto, no hace lo otro" y la verdad es que no pasa por allí el seguimiento de Jesús, pasa por tener un corazón enamorado que entienda lo esencial que nos propone la Ley de Dios, vale decir, el evangelio.

Don Bosco propone una espiritualidad muy concreta, hecha de cosas sencillas. Una relación con el Señor abierta a la grandeza y magnanimidad de Dios, y menos pendiente de las propias expectativas o ilusiones. El Creador es el Creador y la criatura es criatura. Y esto no por tiranía, sino como expresión también de que el Creador y Salvador nos envuelve y nos sostiene de una manera que a veces nos parece inadecuada, pero que responde a un gran amor.

Lo que le digo
El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.
Jesucristo, Luz del mundo, no me dejes en mis tinieblas.
Disipa toda oscuridad.
El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.
Amén.

.