Buscar por fechas:

Jueves 26 de Marzo

Juan 8, 51-59
Jesús se escondió y salió del Templo

Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás». Los judíos le dijeron: «Ahora sí estamos seguros de que estás endemoniado. Abraham murió, los profetas también, y tú dices: “El que es fiel a mi palabra, no morirá jamás”. ¿Acaso eres más grande que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?». Jesús respondió: «Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. Es mi Padre el que me glorifica, el mismo al que ustedes llaman nuestro Dios”, y al que, sin embargo, no conocen. Yo lo conozco y si dijera: “No lo conozco”, sería, como ustedes, un mentiroso. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se estremeció de gozo, esperando ver mi Día: lo vio y se llenó de alegría». Los judíos le dijeron: «Todavía no tienes cincuenta años ¿y has visto a Abraham?». Jesús respondió: «Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy». Entonces tomaron piedras para apedrearlo, pero Jesús se escondió y salió del Templo.

El texto: tejido
¿Quiénes son los interlocutores de este diálogo?
¿Por qué no logran ponerse de acuerdo?
¿Cuál es la actitud de Jesús?

La trama vital...
“Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás”, “Pero Abraham murió”: Un diálogo de sordos. Quienes están con Jesús no tratan de entender lo que dice, sino de, a partir de lo que dice, encontrar motivos para acusarlo. En parte nos pasa lo mismo, cuando en nuestra sociedad pedimos “diálogo”, y en el fondo lo que se anhela es obligar al otro a que piense como yo. No se tienen ni los oídos, ni la mente, ni el corazón disponible para tratar de entender a quien me está hablando. Y esto lo da la pauta de que, no pocas veces, no escucho a quien está hablando, sino que en mi interior ya estoy armando la respuesta que refuta lo que el otro me está diciendo.

“Quien me glorifica es mi Padre”: Siempre y de nuevo Jesús toca la misma tecla: él está de tal modo unido al Padre que nada de lo que dice y hace es de él. Todo es del Padre. ¿Puedo decir lo mismo de mí?

“Al que, sin embargo, no conocen”: Estas palabras de Jesús deben haber sido como una espada que hiere la auto-estima de los judíos. Decir a las autoridades religiosas que no conocen al Dios que dicen conocer, es lo mismo que acusarlos de total ignorancia en aquel asunto sobre el cual enseñaban ser doctores especializados. Reviso cuando alguno contraría o contradice lo que digo o lo que hago. ¿Enseguida trato de defenderme justificando mi acción, o trato de entender lo que me dice, y descubrir qué verdad, desde Dios, está escondida en la aparente contradicción?

“¿Aún no tienes cincuenta años y has visto a Abrahán?”: Tomaron todo al pie de la letra mostrando así que no entendían nada de lo que Jesús estaba diciendo. Y Jesús hace una nueva afirmación solamente: «Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, ¡Yo Soy!” Para los que creen en Jesús, es aquí que alcanzamos el corazón del misterio de la historia. De nuevo piedras para matar a Jesús. Ni siquiera esta vez lo conseguirán, ¡pues aún no ha llegado la hora! ¡Quien determina el tiempo y la hora es Jesús! ¿Jesús determina mis tiempos y mis horas?

... y su hilo donboscano
Don Bosco no parte de planes prefabricados, sino que trata de desarrollar su vocación, el llamado de Dios para su vida, con la ayuda de otras personas, recorriendo las calles de Turín, atento a los cambios de su tiempo, sin esperar que las cosas cambien o sean las ideales para actuar, sino “dialogando” con lo que ocurría cada día, sobre todo con las necesidades de los jóvenes, y teniendo muy presente los fuertes cambios sociales vividos en su tierra. Así, primero serán los Oratorios, luego los internados, pasando a los talleres profesionales, luego los Colegios, las misiones... en todos los casos, pasos dados para seguir sirviendo a los más pobres desde Dios.

Enlazándonos al hilo primordial
Te invitamos a cantarrezar el ¡Yo soy! De Jesús, con la canción “Yo soy la verdad”, del P. Eduardo Meana, que podés encontrar en el sitio web www.estoquesoy.org.ar, en en enlace http://bit.ly/1B4ZdBM