Buscar por fechas:

Lunes 18 de Marzo

Lo que dice
Lc. 6, 36-38 – Perdonen y serán perdonados
Jesús dijo a sus discípulos: “Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes”.

Lo que me dice
El tema del “otro”, desde la filosofía, la sociología, la educación, está medio de moda. Y todo va bien mientras hablamos de un otro “teórico”, manejable, comprensible. ¿Pero qué nos pasa cuando ese otro nos desborda, nos saca, nos colma? En esas circunstancias, a veces se me queman los papeles y no siempre sé qué decir, mucho menos qué hacer… Hoy la cuaresma nos invita a dar vuelta la vara y medir desde el corazón de Dios. Reza el refrán popular: errar es humano, perdonar es divino.
Más de uno podrá decir [yo entre ellos], “esto es imposible”… Y quizá por eso es que Jesús nos proponga que aprendamos a perdonar “perdonando”. La medida de Dios irá creciendo hasta desbordar cuando abandonamos las nuestras, como una especie de trasplante de corazón. ¡Flor de conversión nos queda!

El ejemplo de Don Bosco, que cada día y cada mes le propone a sus jóvenes que revisen para ver cómo han crecido en el Amor, y que celebrando la Reconciliación puedan reemprender el camino.

Lo que le digo
Jesús, que nos viniste a revelar el rostro y el corazón amoroso del Padre, hoy traigo a la oración a [aquí podemos nombrar o recordar a personas o situaciones que nos cueste perdonar…], tené compasión de nosotros.

.