Buscar por fechas:

Miércoles 25 de Mayo

Mc 10, 32-45
Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda

Mientras iban de camino para subir a Jerusalén, Jesús se adelantaba a sus discípulos; ellos estaban asombrados y los que lo seguían tenían miedo. Entonces reunió nuevamente a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: "Ahora subimos a Jerusalén; allí el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos: ellos se burlarán de él, lo escupirán, lo azotarán y lo matarán. Y tres días después, resucitará". Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir". Él les respondió: "¿Qué quieren que haga por ustedes?". Ellos le dijeron: "Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria". Jesús les dijo: "No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?". "Podemos", le respondieron. Entonces Jesús agregó: "Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados". Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud".

El texto: tejido
Una semana atrás (el 17 de mayo) hemos leído un texto muy similar a este, del capítulo anterior del mismo evangelio de Marcos. Se ve que la muchachada apostólica era recurrente en el asunto…y tal vez también nosotros.
¿En qué partes o subtemas podríamos dividir el texto?
¿Por qué se molestarán el resto de los apóstoles con los hijos de Zebedeo?
¿Cómo une Jesús este tema del más grande con el que venía trayendo al inicio del pasaje?

La trama vital…
El texto nos viene al dedillo en este día patrio que celebramos.

“Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”
Flor de pedido se mandan los hermanitos que interactúan con Jesús. Y Él les muestra que no es Él quien asigna tales puestos y que, además, están ligados a compartir la suerte con Él, es decir beber “su caliz” (esta expresión nos lleva a su oración en el Huerto). Verdes de rabia se ponen los otros apóstoles ante el atrevimiento de éstos ¿indignados por la desfachatez del pedido o porque les ganaron de mano?

“Aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad”
Puede ser fácil aplicar esto a nuestra clase dirigente de hoy o de ayer, pero…¿cómo se da esto entre nosotros?

…y su hilo donboscano
“Procura hacerte amar” le dirá Don Bosco al jovencito Don Rúa cuando lo envía por primera vez como director de una casa salesiana.

Enlazándonos al Hilo Primordial
Recemos por nuestra Patria en este día. Recemos para que el Señor asista el corazón de los que nos gobiernan para que sean guiados por la justicia hacia los que tienen menos. Recemos también por los que ejercen alguna autoridad en nuestras obras y presencias para que el servicio y la bondad sean sus distintivos.

.