Buscar por fechas:

Domingo 25 de Enero

Jonás 3, 1-5.10
Salmo 24, 4-5b.6.7b-9
1 Corintios 7, 29-31

Marcos 1,14-20
Arrepiéntase y crean en la Buena Noticia

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia". Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres". Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron. Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. Enseguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

El texto: tejido
¿En qué situación Jesús va a Galilea? ¿Qué hace allí?
¿En qué momento encuentra a quienes llama?
¿Cuál es la reacción de los llamados?

La trama vital…
“Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios” El carpintero de Nazaret recorre su región, la próspera pero malafamada Galilea, predicando en las aldeas y ciudades, en los cruces de los caminos, en las sinagogas y en las plazas. Su voz llega a quien quiera oírlo, sin excluir a nadie, sin exigir nada a cambio. ¿Cómo es mi acción? ¿Qué es lo que anuncio? ¿Cómo se dan cuenta los demás que estoy anunciando la Buena Nueva?

“Síganme” Con frecuencia pensamos que ser cristiano consiste en ratificar el credo en todos sus artículos; olvidamos que lo esencial no está en la mente sino en el corazón y en la vida, que lo esencial es el encuentro personal con el proyecto de Dios, su propuesta. ¿Es mi fe sobre todo amistad con Jesús, una apasionada opción vital por su Causa (el Proyecto de Dios, ¡su Reinado!, razón de mi vida)?

… y su hilo donboscano.
“Don Bosco tuvo también relación con muchos católicos, hombres y mujeres, dedicados de diversas formas al bien de los jóvenes, a la defensa y reforzamiento de la fe entre la gente del pueblo; con ellos experimentó la fuerza y la eficacia de actuar unidos.

Aún reconociendo la diversidad de los campos de acción, estuvo siempre convencido de que la fuerza apostólica de toda la Familia dependía de la unidad de aspiraciones, de espíritu, de método y de estilo educativo”. (Carta de identidad de la Familia Salesiana, art. 1)

Enlazándonos al hilo primordial
Señor Jesús, que no cierre los ojos ante la realidad difícil que a veces me toca vivir, sino que esté atento a las necesidades de los demás.

Que no le escape a las situaciones problemáticas. Que acepte mi situación personal y familiar, y trate de dar una respuesta movida por la fe, viviendo en plenitud el evangelio de Jesús

Que aprenda a vivir la santidad de lo cotidiano, en las pequeñas cosas, en las tareas y hechos sencillos de cada día, siendo un canto de alegría, a pesar de todas las cosas que me preocupan y me hacen sufrir.